NUESTRO PADRE JESÚS DE LA FLAGELACIÓN.

En 1.914, el imaginero granadino Navas Parejo talló este impresionante grupo escultórico. Representa el momento en que Cristo es azotado por dos sayones. Los paduleños los conocemos por sus nombres: "Gabiarras" y "Pilones"; son unos personajes que los niños odiábamos "cariñosamente" (si asís se puede decir) mientras ayudábamos a Panocho llevándole flores robadas en los jardinillos para que estuviese dispuesto para procesionar el Viernes Santo. Es el segundo paso que recorre nuestras calles siguiendo a Nuestro Padre Jesús en oración en el huerto de los Olivos.

Las potencias plateadas que adornan la cabeza del Señor, así como el trono y otros detalles del paso se han realizado en el taller de los hermanos Moreno de Granada.

Los penitentes que lo acompañan en la procesión lo hacen con túnica blanca; el capillo y fajín, color burdeos.

Lo portan a hombros sus costaleros desde el año 1.989.